Importancia de Loja a través del tiempo

Loja se precia de ser el suelo natal de connotados intelectuales de importancia nacional como Benjamín Carrión (fundador de la Casa de la Cultura Ecuatoriana), Pío Jaramillo Alvarado, Miguel Riofrío (autor de la primera novela ecuatoriana), Pablo Palacio, Ángel Felicísimo Rojas, Miguel Ángel Aguirre, Manuel Agustín Aguirre, Isidro Ayora, Manuel Carrión Pinzano; los escultores Daniel y Alfredo Palacio, Salvador Bustamante; el reputado escritor y periodista actual, residente en Madrid (España), Julio César Ayala Fajardo, y es cuna de grandes músicos como Edgar Palacios, Benjamín Ortega, Enrique Moreira, los integrantes del grupo Pueblo Nuevo, Max, Polilla Gitana, entre muchos otros.

En esta ciudad, el Libertador Simón Bolívar escribió “Mi Delirio sobre el Chimborazo”, mientras descansaba de paso por ella un 13 de octubre de 1822.

Algunos consideran a la Corteza de Loja como nombre originario de la Quina, “la más importante planta medicinal de ultramar”. Según estas versiones habría sido descubierta a comienzos del s. XVII en el Corregimiento de Loja, cerca del pueblo de Malacatos. La corteza se impuso como remedio y febrífugo absoluto.

Existe una marcada inclinación por las artes, especialmente la música, lo que ha generado para la ciudad el apelativo, muy apreciado por los lojanos, de la “Capital Musical del Ecuador”.

También se proyectan como disciplinas que concitan interés y acción de los ciudadanos de Loja: la literatura, la pintura, la oratoria y el cine.

Desde finales del siglo XX tiene una Orquesta Sinfónica que es reconocida por su nivel de desarrollo.

Actualmente ha sido reconocida dentro de las ciudades que forman la Reserva de Biosfera por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y del programa Hombre y la Biosfera; La Reserva de Biosfera Podocarpus-El Cóndor, incluye a los cantones Saraguro, Loja, Catamayo, Quilanga, Espíndola en la provincia de Loja; y, Yacuambi, Zamora, Palanda, Chinchipe y Nangaritza en Zamora Chinchipe, con más de 100 mil hectáreas de bosques nativos y cerca de 270 mil habitantes.

Relativamente con su tamaño y población, Loja es una de las ciudades más largas del Ecuador, con aproximadamente 15 kilómetros desde su punto más al sur (Zona La Argelia) hasta su punto norte (Zonas Sauces Norte-Zalapa).

Loja se ha distinguido por ser la primera ciudad del Ecuador en contar con servicio público de energía eléctrica provisto por generación hidroeléctrica. La historia de esta iniciativa se inició en 1897, con la creación de la Sociedad Sur Eléctrica. Luego de dos años, el 1 de abril de 1899, los vecinos de Loja observaron como “la ciudad se iluminaba, por primera vez, en la noche”. En la actualidad el 96 % del área urbana tiene cobertura de este servicio, con usuarios predominantemente de tipo residencial. El área de concesión de la actual [Empresa Eléctrica Regional del Sur S.A. http://www.eerssa.com] comprende las provincias de Loja, Zamora Chinchipe y el Cantón Gualaquiza de la provincia de Morona Santiago.

Loja destaca también por su espíritu universitario. En cierto tiempo, la ciudad fue conocida como “doblemente universitaria” por la presencia de la [Universidad Nacional de Loja http://www.unl.edu.ec] y de [la Universidad Técnica Particular de Loja http://www.utpl.edu.ec]. Hoy por hoy, a más de éstas tradicionales instituciones, podemos encontrar otras universidad de reciente creación.

Loja fue la primera ciudad del Ecuador en contar con un colegio secundario público Colegio Bernardo Valdivieso, que empezó a funcionar formalmente en octubre de 1826 como “San Bernardo”, bajo la protección del Libertador Simón Bolívar, a pesar de que la iniciativa estuvo viva desde 1805, cuando Bernardo Valdivieso legó parte de su fortuna a la causa de la educación en Loja.

Un orgullo especial para la ciudad, constituye el hecho de ser la cuna de la primera mujer en acceder a la educación superior en el Ecuador, y, la primera en ejercer el derecho al voto en unas elecciones, la Dra. Matilde Hidalgo de Procel.

Anuncios